-AMLO, los negativos en la CDMX -Y aumentó deuda y la pobreza -¿Mikel, dará la puntilla a Barrales?

A VER A VER… AQUELLOS que se preguntan sobre si fue bueno, malo o pésimo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, al frente del Distrito Federal, la siguientes cifras hablan por sí solas.

EN MATERIA de duda pública, entre 2001 a 2005 la deuda pública aumentó de 32 mil 778 millones a 41 mil 41 mil 439 millones, afirma el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas.

O SEA, no bastaron las partidas millonarias que la Cámara de Diputados otorgó, ni los aumentos de tributos a los bienes y servicios públicos.

EMPERO, ni el derroche del gasto público ni la implementación de programas sociales, que se convirtieron en bastiones electoreros, lograron abatir el desempleo ni la pobreza de los capialinos.

DESEMPLEO. Datos del INEGI señala que en 2001, el primer año de gobierno de Andrés López Obrador, el desempleo en la ciudad de México era de 3.9% y cuando abandonó el cargo lo dejó en 5.6%, es decir a falta de empleos los habitantes cayeron en la economía informal o en limosneros.

LOS DATOS del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) indican que no pudo abatir la pobreza alimentaria, la misma que se refiere a la población que es incapaz de obtener una canasta básica de alimentos. En 2001, el 5.8% de la población capitalina estaba en esta situación. Para 2005, esa cifra quedó en 5.4%, es decir fue mínima la variación a pesar de tanto derroche de gasto público.

PEROOOO falló groseramente en lo que se refiere a la pobreza patrimonial, es decir aquella que aunque utilice la gente todo su ingreso, no le alcanza para cubrir sus gastos de alimentación, salud, vestido, vivienda, transporte y educación.

EN EFECTO, cuando AMLO inició su gobierno en 2001, el 28% de los capitalinos estaba en esta situación; y cuando dejó el cargo, ese porcentaje se elevó al 31.8%.

NADIE EN SU SANO JUICIO puede decir que AMLO traerá prosperidad al país, si no pudo gobernar bien a una ciudad. Y menos con la gente facciosa y corrupta que lo rodea. Veremos, veremos.

APUNTES PARA SU AGENDA.- EN el debate entre Claudia Sheinbaum, Alejandra Barrales y Mikel Arriola, aspirantes al gobierno de la ciudad de México, se esperan sorpresas. Se dice que las dos candidatas se sientes nerviosas porque, a menos que haya una elección de Estado, Mikel Arriola trae la espada desenvainada, y se espera, se emplee a fondo para darle la puntilla a Barrales y

alcance las fibras sensibles de Claudia. A ver si no se le van vivas las palomas… Seguiremos informando (unomasmega@gmail.com cuartopoderg4.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *