Disfunción eréctil una de las complicaciones más olvidadas de la diabetes

07 de junio 2018.-Hasta tiempos recientes, la disfunción eréctil fue una de las complicaciones más olvidadas de la diabetes. En el pasado, se creía que la disminución de la función sexual masculina era una consecuencia inevitable de la edad avanzada o era provocada por problemas emocionales. Este concepto erróneo, combinado con la renuencia natural de los hombres para hablar sobre sus problemas sexuales, resultó en la incapacidad de abordar este problema directamente con la mayoría de los pacientes que lo experimentan. La situación se complica al sumar a esto un tema de diabetes.

Afortunadamente, el conocimiento de la disfunción eréctil como una complicación importante y común de la diabetes ha aumentado en los últimos años. Estudios indican que su prevalencia en hombres que viven con diabetes oscila entre 35-75% versus 26% en la población general. El inicio de la disfunción eréctil también ocurre entre 10 y 15 años antes en los hombres con diabetes que en las personas sin esta condición.

La mayoría de los hombres, en un momento u otro durante su vida, experimentan fallas sexuales ya sean periódicas o aisladas. Sin embargo, el término “impotente” está reservado para aquellos que experimentan falla eréctil durante un intento de coito más del 75% del tiempo.

Dentro de este contexto, Marisol Olarra, Educadora en Diabetes de BD Ultra Fine indica: “Si la persona ya tiene un diagnóstico de diabetes franca, debe mantener en control sus niveles de glucosa de la mano de su médico tratante y profesionales de la salud para después atender su disfunción eréctil de manera especializada con un urólogo. En otros casos, el paciente se entera de que tiene diabetes cuando va al médico por presentar disfunción eréctil. En ambas situaciones, el punto central es mantener controlados sus niveles de glucosa en sangre para evitar complicaciones”.

La función sexual masculina normal requiere una interacción compleja de sistemas vasculares, neurológicos, hormonales y psicológicos. Los mecanismos vasculares son los más involucrados en personas que viven con diabetes, ya que si la glucosa en sangre no está en niveles adecuados, disminuye la irrigación en el miembro, esencial para mantener una erección, debido a que la densidad de la sangre es muy pesada por el exceso de glucosa y con el tiempo el calibre de los vasos sanguíneos se va estrechando. Esta complicación se manifiesta de manera gradual, es decir, no ocurre de la noche a la mañana.

Para el cuidado de la diabetes y tener una mejor calidad de vida, evitando todo tipo de complicaciones relacionadas con esta condición, Olarra asegura: “La administración de insulina es el tratamiento óptimo para el control de la glucosa en sangre. Estudios científicos han demostrado que para aprovecharla al máximo se debe aplicar bajo una técnica de inyección correcta, esto es, utilizar las agujas más cortas y Ultra Finas que existen para llegar al únicamente al tejido subcutáneo que es donde la insulina trabaja de la mejor manera: de 6mm en jeringas convencionales y de 4mm en dispositivos tipo pluma. Éstas últimas cuentan con un acabado PentaPoint de 5 biseles en la punta para hacer la experiencia más cómoda al momento de la inserción en la piel fomentando la adherencia al tratamiento. No se deben reutilizar para no afectar la dosis indicada por el médico y evitar daños en la piel”.

Inicialmente, las medidas preventivas ayudarán a reducir el riesgo de desarrollar disfunción eréctil. Se ha demostrado que mejorar el control glucémico y la hipertensión, dejar de fumar y reducir el consumo excesivo de alcohol beneficia a los pacientes que presentan disfunción eréctil. Vivir una sexualidad sana es un derecho de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *