El prestigio no se compra: Real Madrid

París 6 de marzo 2018.- El Real Madrid exhibió su gen competitivo en el Parque de los Príncipes para eliminar al PSG con un gran partido, en el que no sólo defendió la ventaja de la ida (3-1), sino que firmó un 1-2 y empujó al fracaso al nuevo proyecto multimillonario del club parisino.

El equipo blanco se adelantó con un gol de Cristiano Ronaldo, de cabeza, en el minuto 51, empató el París Saint-Germain después de que Verratti recibiera su segunda cartulina amarilla, en una acción de mala fortuna para el Real Madrid con un rechace de Casemiro que golpeó en Cavani (m.71), y el conjunto madrileño rubricó la victoria con un tanto de Casemiro (m.80).

El equipo del técnico francés Zinedine Zidane infligió al PSG la primera derrota de la temporada en el Parque de los Príncipes, la primera desde que Unai Emery llegó al banquillo francés. Acabó con un proyecto que se había proclamado favorito a base de millones nunca vistos y dejó al técnico español, que seguirá sin conocer los cuartos de final de la Liga de Campeones, al borde de la destitución.

El Real Madrid apagó el incendio en el primer tiempo, sin mucho esfuerzo, porque el PSG no se contagió en ningún momento de la fiebre de la grada. Y en el inicio del segundo, cuando más empujaban los franceses, mató la eliminatoria con el rutinario gol de Cristiano Ronaldo -doce en ocho partidos-, goleador en nueve encuentros consecutivos.

El PSG echó mucho de menos al brasileño. Ninguna de las otras estrellas pusieron picante a su ataque. El argentino Ángel di María no inquietó, Kylian Mbappé demostró que le falta todavía mucho y Cavani estuvo perdido entre la defensa madrileña.

Verratti protestó demasiado al colegiado alemán Felix Brych y vio la segunda amarilla, la que finiquitaba el proyecto del PSG.

El PSG quedaba a merced de los franceses, pero faltaba el ataque de orgullo parisiense, el único del partido, que llegó en una jugada embarullada en el área pequeña que Cavani acabó metiendo. Fue su séptimo gol en la Liga de Campeones esta temporada.

Pero el equipo francés estaba roto, expuesto a los golpes del Real Madrid, que los tuvo en botas de Benzema, fallón de nuevo, y de Ronaldo otra, hasta que llegó el segundo en una tromba madridista, contraste con la pasividad parisiense. Casemiro remachó el partido y Lucas Vázquez pudo ampliar la ventaja si su disparo no se hubiera estrellado en el palo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *