-Los errores de Margarita Zavala -NO debe abandonar a su gente

A ver, a ver…Margarita Zavala Gómez del Campo cometió varios errores que la están llevando por derroteros dolorosos, tal vez por falta de oficio político o por carencia de asesores profesionales. Felipe Calderón, su esposo, tampoco le cayó el veinte a tiempo y su capital se está diluyendo.

PODEMOS enumerar algunos, según analistas.

-CUANDO Ricardo Anaya avanzó en el control del Partido Acción Nacional, Margarita y Felipe esperaron a ser llamados para que les diera una tajada del pastel, lo cual no ocurrió. No reaccionaron rápido luego del maltrato y observar la formación de una nueva casta política. Debió atrincherarse junto con los panistas afines a su grupo para evitar ser desplazados. Y no.

-Margarita y sus seguidores fueron arrinconados sin que pelearan por sus cuotas de poder. Veían cómo Anaya iba acaparando cada uno de los enclaves del PAN. Y se cruzaron de brazos.

-EN lugar de formar “cuadros” de ataque y contraataques al interior, Margarita optó por el camino equivocado: Renunció a su partido. Entregó la plaza. Si bien su esposo se mantiene con la militancia en el pecho, pero sin ninguna posibilidad de movilidad.

-SU candidatura independiente a la presidencia de la república, fue otro error. Alguien le doró la píldora que podría hacerle frente a Ricardo Anaya, desde esa posición. Las candidaturas independientes, lo debe saber su marido y su gente cercana, es un cuento del gobierno y de los partidos políticos. Sin

“estructura” y sin recursos financieros suficientes, es una aventura en alta mar. Como ocurrió.

-OTRO error de Margarita fue haber anunciado su renuncia a la candidatura independiente al programa Tercer Grado de Televisa, una empresa a la que no le debe nada. Debió haberse esperado al final del segundo debate. Ahí, frente a todos los miles o millones de televidentes debió haber exhibido los negativos de AMLO y Anaya, con quienes no se lleva. Y hubiera convocado por un cambio de acuerdo a su visión de país. La nota sería su renuncia y no el debate.

-SE dice que Margarita tiene un 5% de preferencias electorales. Si tomamos como bueno esa cifra y suponiendo que pudieran votar 50 millones, Margarita entonces captaría arriba de dos millones y medio, más que el PES, PANAL y tal vez que el PVEM.

-OTRO error fue abandonar a sus simpatizantes en la incertidumbre. Su capital político son todas esas personas que habían visto en ella a una lideresa que pelearía por los ideales de Gómez Marín.

-ENTONCES sería un grave error no apoyar a alguno de los candidatos presidenciales, llámese Ricardo Anaya o José Antonio Meade. No es ella solamente la que está de por medio, sino mucha gente que espera hechos tangibles de la política. Eso sí, tendría que “amarrar” bien el tamal, es decir arriba y abajo. Seguiremos informando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *