*Meade se perfila para el Labastidazo

15 de mayo 2018.-La campaña de José Antonio Meade no prende y cada vez se parece más a la que hizo Francisco Labastida Ochoa, en el año 2000. En otras palabras, se perfila un “labastidazo”

La única diferencia, es que, en el 2000, el entonces presidente Ernesto Zedillo no hizo nada por levantar de la lona a Labastida Ochoa, pese a que en todo el sexenio sirvió leal y patrióticamente al sistema priísta.

Ahora en cambio, Meade Kuribreña se presenta como el candidato ciudadano, porque nunca ha servido al PRI, pero si ha sido leal al presidente Enrique Peña Nieto, pero igual lo hizo con Felipe Calderón durante su mandato de 2006 al 2012.

Lo similitud entre Labastida y Meade es que los mandaron a la guerra sin fusil y aunque al hoy candidato todavía o podrían apuntalar, para que la caída no sea tan estrepitosa, terminaron abandonados y derrotados.

Solo falta ver que tiene reservado Peña Nieto para la parte final de la campaña y, sobre todo, como van a operar la estructura priísta para que saquen adelante la elección de Meade, pero por lo que se ha visto hasta ahora, no hay poder humano que detenga la ola que lleva a López Obrador a puerto seguro.

El grave problema de José Antonio Meade es que no ha podido penetrar la valla que los viejos priistas han tendido en torno a su partido y, por el contrario, mientras más se acerque el 1 de julio, esos priísta buscarán el amparo del que va a la cabeza, para no quedarse chiflando en la loma.

El cambio de dirigente nacional del PRI parecía un buen indicativo de que las cosas iban a empezar a marchar mejor, pero no ha habido señales de que quieran modificar las cosas al interior del partido, para apoyar decididamente a su candidato presidencial.

Muchos príistas observan con vergüenza, el avance que ha tenido Mikel Arriola en la ciudad de México, porque reconocen que, sin el apoyo del partido, ha conseguido colocarse en el segundo lugar de las preferencias electorales y aunque sigue siendo casi imposible que gane la Jefatura de Gobierno, es evidente que ha hecho un buen trabajo con su propio equipo.

En fin, a José Antonio Meade sólo lo puede salvar de la vergonzosa derrota, el apoyo decidido de los priístas, sobre todo si es verdad lo que decía Enrique Ochoa Reza cuando era el dirigente del partido tricolor, tienen preparada la captación de 20 millones de votos.

EL PULSO.- El que sigue avanzando en las preferencia electorales es el candidato del Frente por México, Ricardo Anaya Cortes, pero lo más que ha conseguido es ponerse 20 puntos porcentuales debajo de López Obrador. O sea que se está consolidando como el segundo lugar de la contienda y se ve difícil que de ahí se mueva, porque no ha tenido una buena campaña, no consigue conectar con las grandes masas y los partidos que lo apoyan solamente le podrán aportar entre 15 y 20 por ciento de la votación final*** Por cierto, el ex astro del futbol, Cuauhtémoc Blanco, ya tiene preparadas la maltas para irse al mundial de Rusia. Irá como comentarista de una televisora con la que firmo contrato, igualito que lo hizo con los Yañez para ser candidato a la alcaldía de Cuernavaca. Habrá que ver si es capaz de dejar tirada la campaña por la gubernatura de Morelos, para irse a comentar el deporte de la patada. Yo creo que, si es capaz de irse, sobre todo porque igual que su nuevo jefe (AMLO), ya siente que tiene ganada la elección del 1 de julio.

Alejim04@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *